Make your own free website on Tripod.com
Lo Inexplicado

Durante los últimos veinte años, las autoridades militares uruguayas han investigado discretamente más de seiscientos incidentes OVNI.
Los responsables de la seguridad del espacio aéreo de ese país, en una iniciativa única en el mundo, decidieron crear en 1979 una comisión que aunara a ufólogos civiles y expertos militares con la intención de desentrañar el misterio.
Entrevistando a estos miembros de este comité en un intento de desgranar dos décadas de investigación oficial - Uruguay ha sido el primer país de América latina que ha creado un comité integrado por personal civil y militar destinado a la investigación del fenómeno OVNI.

Originalmente creado en 1979, la CRIDOVNI - siglas de Comisión Receptora e Investigadora de Denuncias OVNI - lleva investigados 600 incidentes aéreos no convencionales en la más absoluta de las discreciones.
En Europa nadie ha prestado atención a esa actividad y solo recientemente se ha tenido acceso al organigrama de estas investigaciones oficiales de un fenómeno que, para otras naciones, sencillamente no existe.

En Montevideo estuve con el ex teniente coronel del Estado Mayor aéreo uruguayo Eduardo Aguirre, uno de los fundadores de la comisión en 1979.
Aguirre tiene hoy 55 años, aún pilotea aviones para empresas civiles uruguayas y aunque atesora más de 7.000 horas de vuelo reconoce que nunca vió un OVNI.
Este militar accedió a reconocer la "historia oficial" de la ufologia uruguaya buceando en los inicios del comité CRIDOVNI.
Antes de su creación - me aclaró que el Estado mayor ya había investigado extraoficiamente algunos casos puntuales pero fueron las oleadas de 1973 y 1977 las que nos hicieron considerar el asunto con total seriedad porque el espacio aéreo uruguayo estaba siendo violado y querian saber más de tales objetos.
En 1979 trabajó para el Servicio de inteligencia del Estado mayor y lo designaron presidente del comité, junto con otros dos oficiales.
Después el mando de la Fuerza Aérea le encargó contactar con todos los grupos que investigaban el tema para intercambiar ideas.
Se tuvo que romper muchas barreras de un lado y otro por desconfianzas mutuas pero al final se creó la comisión.
De todos los casos investigados, este militar recuerda especialmente uno que tuvo lugar en 1980.

Testigos de todo el país observaron una extraña esfera que giraba en torno a su eje.
El teniente coronel Aguirre no descarta la hipótesis extraterrestre para explicar el orígen de algunos OVNIs aunque, sobre todo, insiste en que CRIDOVNI es un comité científico que está dispueto a escuchar cualquier testimonio, sin rechazar nada a priori.
Se lamenta, eso si, del espectacular aumento del número de personas que relacionan el fenómeno OVNI con la religión.
El teniente coronel Eduardo Aguirre admitió que también el vecino gobierno Brasileño investiga este fenómeno aunque sin reconocerlo tan abiertamente oficialmente se ha tenido poca relación con Brasil en cuanto a intercambio de información OVNI se refiere.

Se sabe que en 1986 la Forca Aérea Brasileira persiguió luces extrañas y aunque se contactó con ellos sobre el caso a través de un agregado aeronáutico, no nos confirmaron lo que eran.
Según Aguirre, es relativamente común que OVNIs captados por los radares del Aeropuerto Internacional de Carrasco (en Montevideo) sean también captados por los Aeropuertos brasileños dada su proximidad geográfica.
En cierta ocasión los controladores aéreos de Carrasco captaron en las pantallas del radar un OVNI desplazándose lentamente.
Era tan grande como un Boeing 747 y después de algunos minutos desapareció a gran velocidad rumbo a Brasil.
Nuestros operadores estaban seguros de que en Brasil también lo detectaron y de que no era uno, sino tres!
Desaparecieron dirigiéndose hacia el Atlántico.

El caso más impresionante de todos fué el que tuvo como escenario el Departamento de 33 hace algunos años.
Una esfera voladora roja de unos quince metos de diámetro, luminosa, que se movía a poca velocidad, fué vista por decenas de personas sobre aquella región.
Se logró entrevistar a diferentes testigos en un radio de 30 a 40 kms. que nunca tuvieron contacto entre sí.
Lo más interesante fué el apagón que se produjo en el área, en una escuela, el cargador aéreo se disolvió.
Se deterioraron baterias y se quemaron las radios de un destacamento de policía mientras comunicaban el hecho.
Se pidió información a todas las bases aéreas y se comprobó que no hubo ningún vuelo registrado sobre esa región.
Nunca se supo explicar que fué aquel objeto !

Otro misterioso suceso ocurrió sobre una base de la Armada, actualmente abandonada, donde se produjo un bajón de tensión y rápidamente una subida que terminó con la destrucción de varios equipos de comunicación y un transformador justo el mismo momento en que los soldados de guardia avistaban una enorme bola blanca detrás de un bosque.
Con respecto a estos casos se justifica un silencio administrativo por que a los periodistas les interesa crear un misterio en torno a estos expedientes para "vender más revistas"

Tono Musto.


envíenos

con sus críticas
y aportes.